PARTES DE LA FORMULA

Se  diferencian las  partes  ordinarias, que  son  aquellas  que  normalmente  se encuentran en las fórmulas, y las extraordinarias o accesorias, que son las que pueden agregarse a cualquier clase de fórmula.

Partes ordinarias


Nombramiento del juez elegido o de los jueces recuperadores.
Intentio. Es aquella parte de la fórmula en la que se expresa el derecho que pretende el demandante. En las acciones in personam el nombre del deudor debe figurar en la intentio, puesto  que la acción se dirige única y exclusivamente contra su persona. En las acciones in rem, la acción se ejercita contra cualquier persona  que  perturbe  el  derecho  real  y  su  nombre  sólo  aparecerá  en  la condemnatio. La pretensión del demandante puede estar basada en el ius civile, o en un hecho protegido por el pretor. La basada en la ius civile, podía referirse a un certum, cuando se trata de un derecho de propiedad en una cosa determinada o cuando la pretensión del demandante se concreta en la reclamación de una suma  cierta  de  dinero,  o  a  una  cantidad  cierta  y  determinada  de  cosas específicas, aunque sean fungibles (que se consume con el uso). En los demás casos                            la          pretensión            del       demandante                                                   versará                sobre                                                                                               alguna     prestación indeterminada, incierta, y estaremos ante una intentio referida a un incertum. Gayo presenta varios ejemplos de intentiones, o pretensiones de un actor, por
ejemplo:
-     Ejemplo de una intentio en una acción in personam en la que el demandante reclama una deuda cierta y determinada: actio certae craeditae pecuniae. En la intentio aparece el nombre del deudor.
-     El segundo ejemplo se refiere también a una acción personal, pero la intentio o
la pretensión del actor no está determinada.  Esta vez se refiere a un incertum. Como la intentio no está determinada hay que recurrir a una estimación del valor de la cosa o del hacer.
-     El tercer ejemplo que propone Gayo se refiere al prototipo de acción real, la reivindicatio.

En todos estos ejemplos las pretensiones del actor están basadas en el ius civile y la fórmula contiene un intentio in ius concepta. En las acciones pretorias u honorarias, en la fórmula aparece la referencia al hecho   que el pretor ha considerado digno de protección.
No todas las partes de las fórmulas se encuentran siempre reunidas, sino que a
veces se encuentran unas y otras no.
Demostratio o designación. En aquella parte de la fórmula se inserta siempre al principio de la misma, para designar el asunto de la demanda.
Condemnatio.  Es aquella parte de la fórmula en la que se otorga al juez la facultad de condenar o de absolver.
En el procedimiento formulario la condemnatio consiste siempre en una cantidad de dinero. Pero había casos de una condenmatio en cantidad incierta que el juez debe determinar según las pautas que le ordena el magistrado en la fórmula mediante una estimación.
-     El magistrado podía fijar en la fórmula un límite máximo, una tasa en aquellos casos de reclamación de una cantidad incierta o de un objeto incierto.
-     El magistrado podía establecer en la acción que concedía una cierta referencia o medida para la condemnatio.
-     El pretor, al conceder la acción especifica que  sólo la da  de  peculio, en la medida del peculio y por lo que dejó de pertenecer a éste con dolo malo. En el llamado beneficium competentiae el magistrado también ordena  al juez  que condene al demandado, en la medida de sus posibilidades económicas.

En todos los casos de acciones arbitrarias, es decir, las que incluyen el tipo de condemnatio y cláusula arbitraria el juez permite que sea el propio demandante quien valore la cosa no restituida o no exhibida y preste juramento sobre su estimación.
Cuando el demandado no obedece al juez que dispuso la restitución, diciendo que no puede restituir, se distinguen dos supuestos: si tiene la cosa y no obra con dolo malo  se  transfiere          su  posesión  por  el ministerio judicial y  ejecución  coactiva, la condena recae sólo sobre frutos y cualquier otro accesorio. Si obró con dolo malo para no  poder restituir, se le condena  a la cantidad que el adversario hubiera jurado en estimación del litigio, pero sin limitación en la cuantía. El demandado tenía a su favor esta última posibilidad de retener la cosa a cambio de una estimación del demandante que podía incluir en ella el valor afectivo sobre la cosa, como contrapartida.
Adiudicatio. Es una parte de la fórmula en la que se permite al juez adjudicar algo a alguno de los litigantes en las acciones divisorias que el mismo cita como ejemplo. En estas acciones, el juez atribuye partes a los litigantes con arreglo a la equidad y condena al que salió ganado en la adjudicación, a que pague al otro una cierta cantidad.

Partes extraordinarias de la fórmula


Excepción, exceptio, es una  parte de la fórmula que  permite al demandado
oponer a la acción del demandante una alegación, de hecho o de derecho, que la
rechaza o paraliza.
El pretor, igual que concede o deniega la acción, concede o deniega la excepción. El demandado que opone la excepción debe probar la circunstancia de hecho o de derecho que alega, dolo, pacto, etc. Gayo presenta la división en dos partes:
-     Excepciones  perentorias  o  perpetuas:  son  las  que  desvirtúan  totalmente  la acción, la destruyen.
-     Excepciones dilatorias: son las que tiene una validez temporal.
La excepción de cosa juzgada o deducida en juicio reviste una singular importancia y de ella trata Gayo: ella estaba propuesta unitariamente en el edicto, aunque pudiera ser utilizada por los dos supuestos: como excepción de cosa juzgada, o como excepción deducida en juicio. En las legis actiones, una vez que se había entablado una acción, el mismo derecho excluía que se entablara otra vez.
En el procedimiento formulario puede ser alegada esta excepción cuando se trata de un juicio que depende del poder del magistrado, tanto si se trata de una acción real o personal, como si la fórmula se enuncia con referencia a un hecho, in factum, como si se enuncia  con  referencia a  un  derecho,  in  ius.  Pero  tendrá  que  ser  alegada por  el demandado.
La alegación del demandado en que consiste la exceptio podía ser contrarrestada por otra del demandante o replicatio, que también quedaba incluida en la fórmula. En ocasiones estas réplica viene contestada por el demandado mediante una dúplica que se inserta en la fórmula.
Praescriptio, destinada a limitar o concretar el objeto del litigio. Se inserta al principio de la fórmula. Así, para pedir y reducir en juicio la prestación del dinero debido por años o por meses, habrá que pedir al final de cada período, el dinero  correspondiente  a  ese  tiempo.  Pero  para  los  otros  años,  aunque  la obligación esté contraída ya, la prestación no es exigible. De no hacerlo así, se incurriría en  una  petición  antes  de  tiempo,  no  se  obtendría  una  sentencia favorable y la acción no se podría volver a entablar. Se trata de una praescriptio

a favor del demandante, por eso recibe el nombre de praescriptio pro actore. La praescripto pro reo, a favor del demandado, no existía en tiempos de Gayo.