LA EJECUCIÓN DE LA SENTENCIA: ACCION POR APREHENSION CORPORAL (LEGIS ACTIO PER MANUS INIECTIONEM)

La manus  iniecto era extraprocesal, procedía  contra el que se resistía al ser llamado a juicio, en la in ius vocatio.
La manus iniecto, o legis actio iniectionem, es una de las más antiguas. Consiste
en un proceso ejecutivo que procedía cuando un deudor no cumplía la sentencia dictada por el juez, o en el caso del confessus, ya que su confesión equivalía a una sentencia; y también en algunos casos era concedida por leyes especiales.
La  manus  iniecto  sólo  podía  ser  ejercitada  pasados  30  días  a  partir  del
pronunciamiento de la sentencia.
El demandante tenía que solicitar del magistrado in iure la entrega del deudor para llevárselo a su casa preso, si es que no presenta un fiador.
La  manus  iniecto,  sin  necesidad  de  ejecución  de  sentencia  fue  concedida
directamente por algunas leyes.
En contraposición a la llamada manus iniecto pro iudicatio y, para distinguirla de ella, se habla de la manus  iniecto pura. Con  este nombre  se conoce una ejecución concedida en épocas anteriores, en la que se permite que el deudor pueda desasirse de la manus por si mismo, sin necesidad de un fiador, e incluso pueda litigar para determinar la legitimidad del apoderamiento.