LAS RELACIONES DE POTESTAD

El paterfamilias tiene un poder pleno e ilimitado sobre todos los miembros de la familia se manifiesta en formas diversas. El símbolo de este poder es manus, la mano protectora y dominante. El poder del padre se manifiesta en las formas siguientes:
-     El poder del padre sobre los hijos es la patria potestas.
-     El poder sobre la mujer que entre en la familia es la manus.
-     Sobre los esclavos es la dominica potestas.

Están sometidos a la potestad del padre: los hijos y las esposas de éstos in manu, las hijas, la mujer in manu y los esclavos. A estas personas en potestad  había que

agregar las personas in mancipio que se incorporaban al grupo en virtud del acto de mancipatio y por causas diversas.
No sometidos a su potestad son los que no se encuentran sujetos al poder de otro; con independencia de que sean o no padres con hijos.
El poder absoluto y pleno del padre (patria potestas) comprende los siguientes derechos:

Ius vitae et necis
Derecho de vida y muerte, pero con limitaciones. Se consideraba obligatoria la consulta de los parientes. Estos formaban una especie de tribunal y el censor tenía la facultad  de  vetar  mediante  la  nota  censoria  las  posibles  arbitrariedades del  padre. Progresivamente se transforma en un derecho a la corrección paterna.

Ius vendendi
Derecho de vender como esclavo al hijo de familia en territorio extranjero. El hijo no podía ser vendido en territorio romano pero si podía ser dado in causa mancipii. Esta  práctica resurge  con  la  crisis económica  del  siglo III,  y  los  emperadores  la consienten a causa de la gran pobreza del pueblo.

Ius noxae dandi
Derecho del padre de entregar al hijo de la familia al perjudicado por un acto ilícito cometido por el hijo, con la finalidad de liberarse de la responsabilidad contraída. Justiniano abole este derecho.

Ius exponendi
Derecho de exponer o abandonar al hijo recién nacido.