LAS PERSONAS JURÍDICAS

El derecho sirve para alcanzar fines que no son necesariamente individuales, y que  se  realizan en  un  espacio  de  tiempo  superior  a  la vida humana.  Por  ello se reconocen las personas jurídicas, también llamadas entes o personas morales.
Se  distinguen  las  asociaciones  y  corporaciones,  formadas  por  la  unión  o agrupación de personas físicas, y las fundaciones o conjunto de bienes o patrimonios destinados a un fin.
Deben considerarse distintas de estos entes las personificaciones de figuras e instituciones jurídicas que los jurisconsultos realizan para entender o explicar mejor su desarrollo. Estas  instituciones aparecen  con  frecuencia mezcladas  con  las personas jurídicas. Se trata de figuras jurídicas como el peculio, la dote y la herencia yacente que los juristas conciben como entidades patrimoniales separadas de los sujetos.